Filosofía para Niños

Filosofía para Niños es un proyecto pedagógico apasionante que involucra a las infancias y a los docentes en encuentros que permiten pensar juntos en torno a temas filosóficos, con el objetivo educativo de desarrollar habilidades para la vida y para la convivencia.

Esta propuesta implica mover el eje de las prácticas educativas expositivas hacia un modelo de prácticas en las que el maestro indaga junto a los niños, guiándolos en su trayecto en la búsqueda de respuestas y de nuevas preguntas que activen sus deseos de aprender. Un maestro que es capaz de guiar hacia la investigación, hacia la reflexión y hacia la búsqueda de nuevas preguntas es un maestro que ha comenzado a comprender las necesidades del siglo XXI, es un maestro que ha comenzado a pensar-se, a sentir-se reflexionado sobre qué podemos enseñar y en qué sentido podemos –quizá debería decir “debemos”- educar a nuestros niños y jóvenes.

Pensarnos como docentes, pensarnos junto a las infancias

Como adultos somos cada día más conscientes del mundo de incertidumbres que nos rodea, no sabemos  -por ejemplo- cuáles serán las profesiones que permitirán que nuestros hijos y nietos se desarrollen en el mundo del trabajo, no sabemos cómo será el mundo, en qué casas viviremos, cómo serán los autos, cuáles serán los perfiles que los directivos de las empresas preferirán a la hora de seleccionar personal, qué características tendrán los líderes mundiales,  cómo será nuestra relación con los animales, cuáles serán los saberes necesarios para ser competente y por sobre todo cuáles serán los saberes necesarios para ser felices.  Sabemos sí que hay muchas preguntas que –al igual que las anteriores- no sabemos responder. El mundo cambia a velocidad vertiginosa.

La educación no puede seguir siendo exclusivamente una fuente de información, sino que tiene que ofrecer a los niños oportunidades de desarrollarse creativamente para poder actuar en este mundo de incertidumbre que no es sólo futuro, sino también presente. Nuestros niños han crecido en este mundo incierto, necesitan que como adultos logremos cumplir con nuestro rol de guías para poder orientarlos y acompañarlos a desarrollar habilidades que les permitan una vida plena. Somos conscientes, entonces, que esas habilidades son diferentes que las que nosotros necesitamos en nuestra infancia y en nuestra juventud. La educación que ofrecemos, debe entonces incorporar estas nuevas infancias y adolescencias y debe dimensionar sus necesidades presentes  y futuras.  Ya no alcanza con lo que nosotros aprendimos, necesitan más y lo necesitan antes.

Nuevas infancias y adolescencias

Otra cosa que sabemos con certeza es que nuestros niños son diferentes a como éramos nosotros, manejan mucha información, la procesan diferente, se relacionan diferente entre ellos y con el mundo adulto, muchas veces viven mediados por pantallas,  llenos de actividades, y  tememos que no tengan la capacidad crítica necesaria para discernir y saber elegir entre la diversidad de opciones del mundo que nos circunda.

Sabemos también que a elegir se aprende eligiendo, que a pensar se aprende pensando, que para poder desarrollarnos tanto nosotros como las niñas y niños necesitamos pensar e intentar dar respuesta a preguntas como por ejemplo: ¿Qué tipo de persona quiero ser y en qué mundo quiero vivir?

El hecho de intentar dar respuesta a estas preguntas no puede ser un ejercicio para el futuro, sino que entendemos que se debe constituir como un ejercicio de construcción cotidiana desde el momento de la infancia y que la escuela debe estar activamente involucrada en esta construcción.

Dialogando juntos

Las comunidades de diálogo que se desarrollan en los espacios de Filosofía para Niños permiten que junto a  sus compañeros cada niño, cada niña aprenda a escuchar, a esperar turno, a mirar a los ojos a quien está hablando. O sea, aprende a respetar desde un ejercicio ético activo. Cuando dialogamos necesitamos que nuestras ideas sean comprendidas, por lo tanto necesitamos expresarlas con claridad y necesitamos argumentar  y explicitar la razón de nuestras afirmaciones. Así nos damos cuenta –además- que en el diálogo nos encontramos con la opinión diferente, encontramos  la diversidad de ideas y comenzamos  a darnos cuenta que pueden existir alternativas y opciones que no habíamos pensado, comenzamos a elegir.

Comenzamos  a darnos cuenta que nuestras ideas adquieren fuerza y se potencian cuando son cuestionadas, aprendemos a pensarse. Por eso las comunidades educativas que filosofan se transforman en verdaderas comunidades de aprendizaje y de relacionamiento ético. Se aprende a ser éticos desde la práctica del respeto mutuo.  Ponemos en juego las ideas, respetando las personas.

Desde estas prácticas damos coherencia al proyecto ya que como educadores, vamos concretando lo que les pedimos a nuestros niños: pensar juntos, de manera coordinada, respetuosa y en diálogo. Creemos que desde este lugar habitado por la coherencia entre la pedagogía y la ética, vamos tejiendo los sentidos que nos permitirán vivir mejor en un mundo de incertidumbres, creemos que pensándonos día a día como educadores no sólo podemos dar respuesta a la pregunta ¿Qué tipo de persona quiero ser y en qué mundo quiero vivir?,  sino que también podemos hacer foco en ¿Qué tipo de docente quiero ser y en qué mundo quiero educar?

Filosofía en el Kennedy

Los espacios filosóficos con las infancias que se desarrollan en el Colegio Kennedy son maravillosas excepciones dentro de la educación uruguaya. Las maestras que se autodenominaron “Persensantes” constituyen una comunidad de diálogo que indaga sobre temáticas pedagógicas y  didácticas para acercar a los niños cada semana momentos de profunda reflexión.  Esto –que se dice tan fácil- implica que los docentes revisen sus prácticas habituales para poder ofrecer a los niños encuentros en los que a partir de variados recursos de carácter multicultural como son el arte, la narrativa, el juego, el cine  y muchísimos otros; acompañan a los niños a través del diálogo en el desarrollo del pensamiento crítico, el pensamiento creativo y la reflexión ética.

Este proceso es guiado por docentes que se han formado en el desarrollo de las prácticas filosóficas. En el Colegio Kennedy he tenido la oportunidad de acompañar al grupo de las maestras “Persensantes” a lo largo de su formación en Filosofía para Niños y este año estoy además acompañando en la planificación y diseño de las actividades que realizan con los niños. Hemos desarrollado también dos salas con todos los maestros del Kennedy con el objetivo de que todos los maestros tengan una formación en Filosofía e Infancias y estén en condiciones de acompañar los procesos de los estudiantes.

Prof. Magister Laura Curbelo

Asesora Colegio Kennedy- Área de Filosofía para Niños

Aprender a escribir

Enseñar sobre el lenguaje implica reflexionar en un espacio para que el alumno pueda mirar la palabra, conocer sus ángulos, profundizar en ella para convertirse en dueño de la palabra.

Aprendizaje Basado en Proyectos

La escuela como espacio de conocimiento, intercambio y producción es un ámbito ideal para el aprendizaje basado en proyectos. Despertar el interés de los alumnos, motivarlos para aprender con otros es parte de una propuesta de enseñanza – aprendizaje.

Apego en el Jardín Maternal

El bebé, desde sus primeros días, comienza un proceso en el que se relaciona y comunica con los adultos que lo cuidan, generando un vínculo afectivo denominado «apego».

Bachillerato Pre-Universitario

Un bachillerato pre-universitario responde a las nuevas demandas y cambios sociales. Qué es, cómo se constituye y cuáles son sus características.

El Arte: una puerta al aprendizaje

En este mundo en permanente transformación, donde la única certeza es la incertidumbre, es difícil pensar en contenidos programáticos útiles para el presente y más aún para el futuro.

Los desafíos de aprender inglés

Hoy en día, la importancia de aprender inglés para participar activamente de la construcción de este mundo globalizado es incuestionable. Acercar a los niños y jóvenes al aprendizaje de un idioma extranjero es un gran desafío.

Qué es la psicomotricidad

La Psicomotricidad se interesa por el cuerpo y el movimiento en relación con la afectividad e inteligencia y se inserta en el espacio educativo a través de la Práctica Psicomotriz Educativa.

La comunicación centennial

En tiempos de comunicación e híper-conectividad hay una generación joven, decidida y comprometida que ha aterrizado en el mundo promoviendo cambios: la generación centennial.

Filosofía para Niños

Filosofía para Niños es un proyecto pedagógico apasionante que permiten pensar juntos, niños y docentes, en torno a diversos temas filosóficos.