Menú secundario

A jugar con puzzles

Los puzzles son una buena oportunidad para desarrollar  destrezas, capacidades y ciertos aprendizajes, incentivan la disposición a resolver problemas, estimulan la coordinación óculo manual, desarrollan la anticipación y la predicción. Promueven el juego cooperativo: trabajar juntos y lograr completar un puzzle, es una experiencia gratificante  y  eleva la autoestima. 

El primer puzzle (jigsawpuzzle) lo inventó el cartógrafo y grabador británico John Splisbury en 1767.

Fue aprendiz de Thomas Jefferys, el geógrafo real del rey Jorge III. Ideó el primer puzzle como una herramienta para enseñar geografía.

Pegó un mapa de todo el mundo a una plancha de madera y después lo recortó en piezas, correspondiendo cada una a un país.

Como vio la oportunidad de negocio, creó ocho rompecabezas con los temas: el Mundo, Europa, Asia, África y América (los cuatro continentes conocidos en esa época), Inglaterra y Gales e Irlanda y Escocia.

Probablemente no sospechó que su invento se convertiría en uno de los juguetes (tanto para niños como para adultos) con mayor éxito de la historia.

Al principio los rompecabezas se fabricaban en madera, por lo que sólo las clases más pudientes se lo podían permitir. Luego se introdujo el cartón y se abarató el producto.

La época dorada de los puzzles fue en los años 20 y 30 del siglo XX.

Los aficionados adultos suelen emplear modelos con miles de piezas, pero el más grande construido se montó en Francia hace veinte años.

Medía 4783 metros cuadrados y tenía 43924 piezas. En 1991 se montó un puzzle en Holanda con mayor número de piezas, aunque más pequeño: tenía 204484 piezas y medía casi 96 metros cuadrados.

Todas las fotos

 

Categorías: